• 19-Abr-2016
  • ACTUALIDAD JUBILADOS
Debate en Comisión de Salud HCDN respecto del vinculo entre PAMI y la Industria del Medicamento

Disertación del Dr. Eugenio Semino, ante la Comisión de Salud de la HCDN respecto de la resolución 439 del PAMI, por la que se excluye del listado de medicamentos con la cobertura del ciento por ciento a más de cincuenta productos.

... tiene la palabra el doctor Eugenio Semino. De este modo estamos terminando la ronda de expositores y pasamos a las preguntas.

 

Sr. Semino.- Gracias diputada Gaillard por la invitación. Realmente es muy rico todo lo que aquí se dijo.

          Junto con algunos que me precedieron en el uso de la palabra nos competen las generales de la ley de haber compartido una larga lucha, no estéril pero sí desigual, con un monstruo que pisa fuerte y que tiene que ver hoy con el poder dentro del sistema de salud en la Argentina. Es decir, hoy podemos hablar del árbol, podemos hablar de múltiples cuestiones que se nos presentan.

          Me llama la atención que cuando hablan los representantes de los jubilados no recuerden que la ley 19.032 dice que tiene que haber un directorio integrado y manejado por los jubilados de este país. Se trata de una cesión de derechos que se viene haciendo en un instituto que viene siendo intervenido desde hace cuarenta años.

          Decía que el árbol y la descripción que se ha hecho no nos tienen que ocultar el bosque y el bosque es el sistema de salud, que está quebrado en la Argentina. Los tres subsectores en crisis y la regulación del poder del sistema está en el PAMI y tiene que ver con el contrato de medicamentos. Lo decía Jorge Rachid y mencionaba el contrato de 2002 y lo decía Constantino Touloupas, con lo que fue primero el formulario azul en 1992 o 1993. En realidad, también se señalaba el contrato de junio de 1997 con Víctor Carlos Alderete, en aquel momento a cargo del PAMI, contrato que denunciamos penalmente en ese momento; quedamos solos en la denuncia y rige hasta el día de hoy.

          Lo único que aumentó mensualmente es la facturación. El PAMI hasta junio de 1997 gastaba en medicamentos, corruptela de por medio, con los troqueles de farmacia, 8 millones de pesos o dólares, existía la convertibilidad en ese momento. Al mes siguiente pasó a gastar 25 millones de pesos o dólares, sin epidemia conocida por los libros de sanitarismo de por medio. Y así fue creciendo la facturación, inclusive con algunos conatos de: “No renovamos con la industria del medicamento” y con un vademécum monstruoso, llegaron a figurar 1900 o 2000 medicamentos y nunca se usaron más de 300 o 400 específicos, obviamente, comprando 7 o 10 millones de comprimidos de Enalapril al mismo precio que lo puede comprar cada uno de nosotros yendo a la farmacia de la esquina.

          ¿Qué sucedió? ¿Qué tiene la industria, nombre de fantasía de las tres grandes cámaras de laboratorios que a su vez manejan y son propietarias de las droguerías, que arreglan con las grandes cadenas de farmacias y ponen en jaque, como hoy está ocurriendo en provincias como Buenos Aires o Córdoba, a las pequeñas farmacias? Están manejando el mercado de la enfermedad en la Argentina. Acá no estamos hablando de salud, sino del negocio de la enfermedad. Y este es el problema. Y es un problema liminar porque es un tercio del mercado en sí, porque hay polimedicación “a rolete”.

          Y aquí estoy con mi compañero de la Sociedad de Gerontología, el geriatra Roberto Pereyra. En relación con este asunto, no se respeta ningún estándar. Es más, para nombrarlo en términos científicos y no españolizando el término argentino “curro”, esto de la vía de excepción era un pequeño “curro” que se manejaba en las UGL con la plata de la caja y que un día la gestión anterior institucionalizó el “curro” para centralizar la caja.

          En un momento dado, noviembre de 2012, el desborde fue tal que sacan una resolución ‑la 008‑ diciendo: “Muchachos, no receten tanto que no nos alcanza.”, y la excusa fue evitar la polimedicación.

          Entonces, dicen: “No, no vamos a entregar 10, 15 o 20 medicamentos; vamos a entregar hasta 5 con la receta del médico de cabecera o de su secretaria. Y los 2 siguientes va a haber que justificarlos. Y después del séptimo que hable el especialista.

          Es decir, se asustaron del propio desborde que habían generado en términos de sus finanzas. Pero esto, insisto, sigue siendo lo residual del problema central que es el otro, porque nos azoramos por estos 150 medicamentos y de los dos mil pacientes que nadie le pone una prótesis que están esperando hace un año y que no se van a rehabilitar nunca, pero que vamos a pagar la rehabilitación como la está pagando el PAMI, como la pagó todo el año. O los pacientes oxígeno-dependientes que durante el año pasado no tuvieron provisión de oxígeno, que se tuvieron que pagar 400 pesos por semana la recarga del tubo de oxígeno para poder seguir respirando.

          En momentos en que el PAMI no era conducido por quienes dice la ley, le prestaba dinero al Estado porque sobraba. Hay una causa donde el juez Bonadio nos preguntó si teníamos actuaciones que el PAMI no hubiese resuelto sobre situaciones extremas entre 2008 y 2012. Tráigamelas, dice el juez. Y lo fui a ver. Y le dije: “Mire, son alrededor de 3.500. Tiene que habilitar un Juzgado a parte para ponerlas, por el propio volumen.” La mayoría de esos pacientes se murieron.

          De esto estamos hablando. Estamos hablando de un primer nivel que no tiene geriatras. En el PAMI hay más obstetras que geriatras. Los argentinos creemos más en milagros que en el positivismo. ¿Por qué? Porque a menos médico, a menos especialización, más medicamentos. Y de esto estamos hablando.

          Regazzoni es una anécdota más. Es una intervención más. ¿Qué es hoy el PAMI?: un ente que pone en negro plata que el Estado recibe en blanco. Ese ente público no estatal que hace treinta años que no logramos definir pero que a su vez no puede ser auditado y que cuando un auditor marca los déficits, la gestión que está lo echa a patadas, y seguimos transitando.

          ¿Qué está pasando hoy, más allá de todo esto que podríamos hablar el tiempo que ustedes no tienen? ¿Qué está pasando hoy? Los pacientes están indefensos. Hace meses y meses que están esperando prestaciones.

          Alguien con un poco de especulación política dice que es el nuevo gobierno, la nueva administración. Esto agarra al nuevo gobierno, a la vieja administración, son corresponsables todos.

          Le decía a Regazzoni hace 48 o 72 horas: “Guarda que ya no es el problema de la herencia.” El paciente necesita un resultado hoy. No hay intervenciones geriátricas. Hay una lista de 8 meses, 9 meses o 1 año. No hay RAMP porque no hay cama, porque nadie sabe cómo se aplica la ley de salud mental en Argentina, que es hermosa y que me encanta leerla, pero la red de contención nunca se armó. Entonces, magnífico, no tenemos más manicomios pero 2aguantemos a nuestros locos en nuestras casas como en el siglo XVIII.” Esto está pasando todos los días, y lo digo desde la casuística porque hacemos asistencia directa. Para nosotros los viejos no son un expediente, son 300 o 400 viejos y sus familias que imploran y que hacen cola para ver, después de que lo han pateado en todos lados y que les han generado la zozobra de esta propia resolución. Si había que comunicar lo que no se podía recetar, lo tendría que haber resuelto el PAMI con su médico de cabecera, porque al hacerlo de esta forma le crea una angustia enorme que sintieran los 5 millones de beneficiarios porque el medicamento que no se iba a entregar era el suyo y que su médico estaba dudado en términos del propio acto. Esto es lo peor que nos puede pasar.

          Entonces, todos estos efectos y esta es la advertencia: soy simplemente un “viejólogo” que opina de esto, pero deben decidir qué hacer con el sistema de salud en la Argentina.

          En esse sentido, el PAMI es un elemento fundamental y se debe saber qué es el PAMI, cuál es su naturaleza jurídica, cómo va a contratar el PAMI, qué especialidades, qué va a tener, qué va a hacer. Y digo esto, todo muy rápido, porque ya no hay camas de internación y no llegó el pico de morbilidad que se da a fines de mayo, principios de junio, con el frío.

          En este momento, si vamos a la guardia de cualquier hospital vamos a ver pacientes añosos apilados en camilla. La diputada Mirta Tundis conoce muy bien el Santojanni y puede dar fe de lo que estoy diciendo. Ahora debe haber dos o tres por camilla esperando una cama con alguna neumopatía o algún problema serio. Y ni hablemos de cámara de terapia que tienen que deambular durante un  día hasta encontrar un lugar para morir, tan siquiera para ser atendido.

           Este es el problema, la inminencia de la solución y la gravedad de la situación.

          Y concluyo expresando que esta resolución, estos medicamentos, el intento que cada uno puede hacer de justificar o de debatir políticamente esto está ocultando algo que está pasando en simultáneo. Me refiero a que la industria del medicamento fue a verlo a este interventor ‑como a tantos otros­‑ y le dijo: “Vos nos debés, creo que 1.600 millones. Tranquilo que nosotros te aguantamos. Pero prorrogá por un año más el contrato.” Mientras pasan estas cosas, nosotros discutimos si a este árbol se le está cayendo alguna hoja más o alguna hoja menos.

          Es decir, la industria del medicamento, las tres grandes cámaras –un día cuando me inviten a un asado les doy hasta los nombres de los que firmaron el contrato, el que lo hizo, etcétera‑ lo que están haciendo es preservar el poder sobre el mercado de la enfermedad en la Argentina a través del PAMI. Esto es lo que hoy se está discutiendo acá. Esto es lo que hoy humildemente les traslado como preocupación a los señores legisladores que tuvieron la enorme amabilidad de invitarme para ver desde esta casa qué se puede hacer para evitar que nuestros viejos por lo menos no se mueran por enfermedades ya que se siguen muriendo de hambre, porque con 4.900 pesos en la Argentina, que es lo que gana el 53 por ciento, no se puede cubrir ni la mitad de la canasta básica. (Aplausos.) 

 

 


 

Dejenos su comentario