• 16-Nov-2016
  • ACTUALIDAD JUBILADOS
La CGT busca sumar a los jubilados a la marcha por la emergencia social

La convocatoria es para el viernes 18 de este mes, junto a otras organizaciones sociales. 

 

Reunión. El defensor de laTercera Edad, Eugenio Semino, y el dirigente de la Mesa Coordinadora Nacional de Jubilados, Marcos Wolman (centro), participaron ayer de un encuentro con la cúpula de la CGT en la sede de la calle Azopardo

La CGT tomó un rol protagónico reclutando actores políticos, económicos y sociales para que la acompañen a la marcha del 18 de noviembre por la que se pedirá la ley de Emergencia Social, caballito de batalla de los movimientos sociales. Ahora fue el turno de recibir en Azopardo a representantes de jubilados.

“La CGT es la casa de todos trabajadores, formales, informales y jubilados. Es por eso que desde esta Comisión directiva buscamos establecer un diálogo continuo y acciones en conjunto con todos ellos”, expresó el portuario y secretario general cegetista, Juan Carlos Schmid. El martes había sido el turno de invitar a movilizarse a la Federación Agraria Argentina, entidad que viene alertando sobre la penuria que atraviesan las economías regionales, entre otras las lecheras y la cría de cerdos. Mañana jueves, su Consejo Directivo resolverá si participan o no, aunque todo indica que  así será. 

De la reunión de ayer participaron Eugenio Semino, Defensor de la Tercera Edad, y dirigentes de la Mesa Coordinadora Nacional de Jubilados y Pensionados de la República Argentina, encabezados por su Secretario General, Marcos Wolman. Éste último confirmó a Clarín que "el lunes se decidirá la participación o no, pero todo lo que sea sumar al pedido de ajuste de los haberes jubilatorios es bienvenido". 

Además, Wolman confirmó que "también se pidió apoyo para que el Gobierno otorgue un aumento de emergencia para los jubilados, ya que la Defensoría del Pueblo de la Tercera Edad dijo que la medición de la canasta de agosto dio 13.200 pesos cuando un jubilado cobra 5.600 de mínima". A su vez descartó el bono de 1.000 pesos que ofreció el Ejecutivo "porque no se incorpora al haber ni es una medida que pueda aportar una solución".

La idea es que esos 5.600 vayan aumentando gradualmente tomando como posta la evolución del Salario Mínimo Vital y Móvil que fue de $ 6.810 desde el 1º de junio hasta septiembre que pasó a ser de $ 7.560. En enero esa cifra pasará a $ 8.060.

La Ley de Emergencia Social, que promueve el tridente de San Cayetano, es decir Barrios de Pie, Corriente Clasista Combativa y la Confederación de Trabajadores de la Economía Popular, propone la creación de un millón de puestos de trabajo y de un "salario complementario" para trabajadores de la economía informal que fija, de aprobarse, un costo fiscal de $ 7.700 millones para el próximo.

La iniciativa cuenta con el aval de la oposición que consiguió dictamen positivo en las comisiones senatoriales de Trabajo, de Presupuesto y Hacienda y de Población y Desarrollo, pero aún no hay fecha para su tratamiento en el recinto. Desde los organismos pretenden que se trate y apruebe en este año legislativo. El proyecto fue presentado por los senadores del FPV Juan Manuel Abal Medina (Buenos Aires) y Teresita Luna (La Rioja), ambos vinculados al Movimiento Evita, y Jaime Linares, del GEN-Buenos Aires. 


 

Dejenos su comentario