• 12-Nov-2018
  • ACTUALIDAD JUBILADOS
El Gobierno ratificó índice de ajuste jubilatorio previo al fallo de la Corte

Eugenio Semino, consideró ante El Cronista que el criterio que expresan, en caso de duda, es que “hay que aplicar el índice más favorable para el más débil”, que, en este caso, sería el jubilado. También aclaró que, en caso de que la Corte falle, esto recién se vería reflejado entre 2020 y 2021. Y aseguró que los abogados “ganan siempre gracias al Estado, que es quien genera los pleitos”. Una nota de Déborah De Urieta para El Cronista Comercial.

FUE A TRAVÉS DE UNA RESOLUCIÓN PUBLICADA AYER EN EL BOLETÍN OFICIAL 
El Gobierno ratificó índice de ajuste jubilatorio previo al fallo de la Corte 
DEBORAH DE URIETA 
Al Ejecutivo le preocupa el impacto fiscal, que calcula en $ 70.000 millones, de una inminente sentencia del tribunal modificando la fórmula actual de cálculo de los reajustes 

ddeurieta@cronista.com

En un contexto en el que el Gobierno de Mauricio Macri cuida cada centavo para alcanzar la meta de déficit cero, un tema concentra la principal preocupación de la Casa Rosada: el inminente fallo de la Corte Suprema respecto del índice que se debe aplicar en los casos de jubilados que hicieron juicio por actualización de haberes. En medio de la espera, el Ejecutivo publicó ayer en el Boletín Oficial una resolución de la Secretaría de Seguridad Social que ratifica el uso del índice que se viene aplicando desde 2016, para que se utilice tanto para juicios anteriores como posteriores a la Ley de Reparación histórica, que se aprobó ese año. En caso de que -el un posible fallo que se conocería antes de fin de año- la Corte se incline por el que se utilizaba antes, los costos para el Gobierno podrían ser millonarios.
La Ley de Reparación Histórica estableció que la Anses debe usar el índice de Remuneración Imponible Promedio de los Trabajadores Estables (Ripte), dejando de lado el Índice de Salarios Básicos de la Industria y la Construcción (Isbic), que se usaba hasta su sanción. Luego de una serie de reclamos judiciales que surgieron en torno a esto es que, en estos días, se espera que el máximo tribunal determine (en un caso sobre el que debe expedirse) qué índice debería aplicarse para la actualización de haberes jubilatorios.
En caso de que el máximo tribunal falle a favor del índice Ripte, se prevé que los haberes se calculen a la baja. Mientras que si se inclina a favor del Isbic, el “peor escenario” para el Ejecutivo, podría significar para el fisco un costo de hasta $ 70.000 millones.
Más allá de las cuestiones fiscales o políticas, hay quienes descartan el Isbic por su volatilidad, imprevisibilidad y la desfinanciación del sistema jubilatorio que su aplicación generalizada podría significar. Sumado a esto, algunos especialistas afirman que los principales beneficiarios de que la balanza se incline a favor del Isbic serían, por sobre todo, los abogados que patrocinan a los jubilados.
En medio de esta puja, que tomó tintes políticos con “grieta” incluida (sobre todo a partir de la foto en Casa Rosada del presidente Mauricio Macri junto con Carlos Rosenkrantz y Elena Highton, las dos autoridades máximas del tribunal, mientras los tres miembros restantes firmaban un decreto en el que se le obliga al Ejecutivo devolverle el 15% de la coparticipación a La Pampa), ayer se publicó la resolución ratifica el Ripte. El argumento oficial es que el Isbic “atenta contra la armonía que un sistema de Previsión Social debe tener, dado que sus variaciones se alejan de las del salario promedio, arrojando resultados distorsivos”.
Además, la resolución señala que la actualización a partir de índices sectoriales arroja resultados “injustificadamente superiores a los del promedio de los salarios”, lo cual atenta contra la sustentabilidad del sistema. En otras palabras, el haber de una persona podría ser superior al salario que cobra un trabajador que ejerce el mismo puesto que el que dejó ese jubilado.
La otra campana Por su parte, el defensor de la tercera edad, Eugenio Semino, consideró ante El Cronista que el criterio que expresan, en caso de duda, es que “hay que aplicar el índice más favorable para el más débil”, que, en este caso, sería el jubilado. También aclaró que, en caso de que la Corte falle, esto recién se vería reflejado entre 2020 y 2021. Y aseguró que los abogados “ganan siempre gracias al Estado, que es quien genera los pleitos”.
En cuanto a la inminente sentencia del máximo tribunal, Semino vaticinó que “lo más probable es que la Corte diga ‘ni’, y que le pase la pelota al Poder Legislativo, como pasó con el denominado caso ‘Badaro’”.
Por su parte, el abogado previsional Horacio Ricardo González consideró que lo que intenta el Gobierno es que se “dilate” el tratamiento por parte del máximo tribunal, aunque advirtió que, con la resolución publicada “no van a conmover a la Corte”.
También, subrayó que existe una presión muy grande, no solo por parte del Gobierno, sino también del FMI, sobre la Corte por este tema.
Por estos días, se especula que Rosenkrantz y Highton de Nolasco se inclinarían por la opción más restrictiva, mientras que los otros tres integrantes de la Corte, Ricardo Lorenzetti, Horacio Rosatti y Juan Carlos Maqueda, lo harían en pos del Isbic.

“Ante una duda, hay que aplicar el índice más favorable al jubilado”, remarcó Semino 


 

Dejenos su comentario