• 29-Mar-2017
  • ACTUALIDAD JUBILADOS
Trabajadores b˙meran: jubilados que vuelven al mercado laboral

Por Sofía Terrile - Diario La Nación

Para Semino, defensor de la tercera edad, la clave está en darles a los jubilados la capacidad de poder elegir. "Las actividades para los jubilados hoy se relacionan exclusivamente con el ocio. Eso es absurdo, porque una persona de 65 años está intelectualmente y físicamente apta para desarrollar las tareas que quiera, y no necesariamente las recreativas", puntualiza.

Gerascofobia es el miedo a envejecer. Y es lo que, según Eugenio Semino, defensor de la tercera edad, sucede en la vida y en el mundo corporativo. Muy probablemente, la fobia comience a retrasar cada vez más su llegada según sigan pasando las décadas y los desarrollos científicos: por ejemplo, el centro de investigaciones Pew afirma que para 2050 habrá unas 400.000 personas mayores de 100 años en Estados Unidos. Algunas empresas empiezan a tomar nota y, como una tendencia emergente, reincorporan a trabajadores que ya salieron del mercado laboral para posiciones de lo más variadas.

Un estudio de la consultora Manpower titulado "De regreso a la oficina: trabajadores boomerang" da cuenta de algunos ejemplos a nivel global y señala que la tendencia crecerá. Según la investigación, será inevitable el crecimiento de la fuerza laboral de personas de más de 50 años. Por caso, para 2022 serán el 35,4% de los empleados en Estados Unidos.

El estudio resalta el compromiso y la dedicación de los jubilados que retornan al mercado laboral, sobre todo de quienes no tienen necesidades económicas para hacerlo. "La mayoría constituye un nido vacío con menos presiones financieras y familiares, lo que significa que están motivados por la actividad propiamente dicha", puntualiza. También subraya que ese es el principal motivo por el que son contratados, además de su experiencia y su know how.

Marcela Romero, gerente comercial de Búsquedas Permanentes de la consultora, destaca el valor de los trabajadores jubilados como baluartes de la cultura de las empresas. Es muy probable que quien finalice su actividad laboral en una compañía haya pasado varios años allí, porque la discriminación por edad existente haría muy difícil que hayan sido contratados después de los 45 años. "Son la historia viva de las organizaciones y son fuentes de consulta cuando se presenta un caso o desafío para el que haya que recurrir al archivo", dice.

Romero sostiene que en el mercado local se ve la incorporación de adultos mayores especialmente en áreas técnicas y a modo de capacitadores o tutores de empleados más jóvenes que luego ejecutan proyectos. "Se trata de áreas donde es necesario un expertise particular, pero puede darse en cualquier sector o industria", aclara.

En países como Australia, el Estado ofrece incentivos económicos a los empleadores que contratan y mantienen en sus plantillas a trabajadores de edad avanzada. En EE.UU. existen bolsas de trabajo para jubilados como Retired Brains o Senior Job Bank. "No solamente la expectativa de vida se alarga, sino que el sistema previsional en algún momento va a explotar por los aires: cada vez se van a ver personas más mayores en el mercado laboral", predice Alejandro Melamed, director de Humanize Consulting.

Para el experto hay un desajuste en el mercado laboral argentino porque hay desocupados en todos los niveles, pero también existen posiciones vacantes en la mayoría de las empresas, sobre todo en los puestos que requieren de mayor especialización. Añade que las organizaciones "se están dando cuenta de que ya hay distintos modelos de colaboración que pueden agregar muchísimo valor", y que "el mejor talento viene en cualquier envase, tamaño o forma".

"Mientras los jubilados están activos, ganan ellos, ganan las familias y la sociedad", apunta. No obstante reconoce que la discriminación por edad existe y que limita las posibilidades de los trabajadores mayores. "Pasa fundamentalmente por no comprender que la diversidad generacional es una oportunidad y no una amenaza", indica.

Los baby boomers, nacidos entre 1946 y 1965, podrían encontrar en los jóvenes a sus mejores aliados. Milagros Abud, coordinadora general de la Fundación Diagonal -una ONG que aborda situaciones de vulnerabilidad laboral-, afirma que los millennials, los nacidos entre 1980 y 1995, obligan a las empresas a salir de un arquetipo de organización estructurada para ir a modelos más flexibles.

"Buscan trabajar por objetivos, desde casa y con mayor libertad de horarios. Ese paradigma fuerza a las empresas a cambiar, y a los adultos mayores les viene genial porque quizá prefieren reincorporarse de manera remota o no quieren estar de 9 a 18 en el escritorio", explica, y añade: "Esta idea todavía no está instalada, pero vamos irremediablemente hacia eso porque hay sinergia entre las dos puntas generacionales".

En la Argentina, todavía son muy pocas las empresas que se animan a contratar trabajadores jubilados. Supermercados DIA contrata talentos ya retirados del mercado laboral para el área de Servicio de Atención al Cliente. Desde la compañía aseguran que buscan que sus "expertas en ahorro" -así llaman a sus clientas- sean atendidas "por otras expertas en ahorro como ellas, que entienden sus necesidades y trabajan para canalizar sus consultas, dudas y reclamos". Y para evitar conflictos intergeneracionales, la compañía entrena y capacita a sus líderes sobre diversidad.

El Banco Industrial (BIND) también recluta desde hace dos meses a jubilados para que ayuden a sus coetáneos a usar los canales electrónicos. Por ahora, el sistema de atención telefónica funciona en cinco sucursales, pero la idea es extenderla a toda la red. "Son empleados como cualquier otro, la única diferencia es que empezamos con una modalidad de medio día, pero eso no quiere decir que no siga evolucionando", dice Ignacio Moraco, Chief Staff Officer de la entidad financiera, que apostó al programa ya que el 60% de su negocio pasa por el pago de haberes a jubilados.

El ejecutivo afirma que en el programa ingresaron perfiles de todo tipo: aquellos que eligen seguir trabajando aunque no lo precisen y aquellos que necesitan hacerlo. Para Semino, defensor de la tercera edad, la clave está en darles a los jubilados la capacidad de poder elegir. "Las actividades para los jubilados hoy se relacionan exclusivamente con el ocio. Eso es absurdo, porque una persona de 65 años está intelectualmente y físicamente apta para desarrollar las tareas que quiera, y no necesariamente las recreativas", puntualiza.

Por la pérdida de poder adquisitivo de las personas retiradas -Semino indica que el ingreso mensual llega a reducirse más del 60%- resalta que existe una "superexplotación" del trabajador jubilado, porque termina "aceptando cualquier trabajo bajo cualquier condición" para poder tener un ingreso más.

No obstante, considera que es una etapa vital en la que puede haber un cambio significativo: "Muchos de nosotros quizá trabajamos durante décadas en actividades que no tenían nada que ver con nuestro deseo inicial. Si la sociedad lograra generar oportunidades para que las personas dejen de trabajar por necesidad, trabajaríamos por ese deseo y con más creatividad", finaliza.

 


http://www.lanacion.com.ar/1998292-trabajadores-bumeran-jubilados-que-vuelven-al-mercado-laboral

Comentarios

  • Semino

    Pedro Juan Sosa

    2017-04-11 20:53:19

    Es sumamente importante comentar estas inquietudes,habida cuenta que muchos jubilados(me incluyo)a¨n estamos en condiciones de trabajar y ser utiles para nosotros mismos y para la sociedad.Se agradece.

Dejenos su comentario