• 30-Mar-2020
  • ARTICULOS
Aguafuertes del Gerontovirus 2: De idiotas ancianistas

Pequeños relatos, crónicas, reflexiones, testimonios, filosofía de cuarentena para amortiguar el encierro, pequeños pasajes para viajar con la imaginacion. Por Gustavo Mariluz.

-----------------------

 

Esta pandemia, como toda catástrofe social, posee la virtud de aclarar lo que aparece oscuro en tiempos normales, si es que existen estos tiempos. Cuando hay crisis, se devela quienes somos.

Un gobernador de Texas, un burócrata holandés, una ex presidenta de una entidad financiera internacional y dos presidentes de naciones, llaman a sacrificar a los/as viejos/as sostenidos en un argumento totalmente ancianista. Afirman que, como los/as viejos/as no tienen mucho para dar –cómo si se pudiera comparar la calidad por la cantidad- deberían sacrificarse en bien de la sociedad. Cabe decir que, en razón de su responsabilidad social, en vez de hacerse cargo por la falta de salud pública, de respiradores, de gasas, vendas y barbijos en los hospitales, prefieren encontrar en una población vulnerable –otra vez- la válvula de escape a una situación que, como acabo de mencionar, los tiene a ellos/as, esos/as burócratas ancianistas, como primeros responsables.

La pandemia muestra con claridad quienes somos; hay algunos/as que pasan sus horas ayudando a los demás y otros/as que, desde la comodidad de su comodidad, se permiten aconsejar proyectos eutanásicos desconociendo que ellos/as también, en algún momento, serán viejos/as.

El estado debe garantizar a todos y a todas las personas que habitan su territorio, un acceso por igual a la salud pública y no debe haber ninguna diferenciación por sexo, género, raza, credo o edad y no debe haber ningún tipo de restricción, incluso para los que la piden.


 

Dejenos su comentario