• 31-Mar-2022
  • ARTICULOS
Basta de bonos, suban las jubilaciones

Dr. Eugenio Semino - Defensor de la Tercera Edad - Pte. de la Sociedad Iberoamericana de Gerontología y Geriatría (SIGG)

 

El escenario de escalada de la inflación que estamos viviendo, y cuya continuación es verosímil anticipar para lo que queda del año, es insostenible para el sector de los jubilados y pensionados de Argentina. 

La destrucción del haber jubilatorio, o su reducción a niveles de miseria, es un hecho que se ha concretado de manera rotunda durante los últimos cinco años. Ese estado de miseria, en el que la jubilación mínima equivale a un tercio de la canasta básica del jubilado, no resiste atravesar otro año con una inflación superior al cincuenta por ciento. 

Las políticas implementadas hasta el momento para mitigar la penuria del sector no han tenido ninguna incidencia real en la situación de las personas. Los bonos que se han dado, siempre de manera discrecional y sin integrarse al haber, tienen sobre la situación objetiva de los jubilados y las jubiladas, una injerencia computable en cero. 

Los anuncios según los cuales los haberes jubilatorios le ganarían a la inflación en tal o cual período gracias al bono, terminan siendo desmentidos sistemáticamente por los datos de la inflación durante el resto del año.

Los bonos, por otra parte, suelen ser otorgados a las jubilaciones mínimas, dejando afuera a quien cobra unos pesos por arriba del corte arbitrariamente establecido para recibir la dádiva. Esto hace que la base de la pirámide se ensanche cada vez más. A la larga lo único que se está haciendo es repartir miseria, hundiendo a los de arriba sin permitir que suban lo de abajo.

La política de bonos compensatorios se tiene que terminar. Las jubilaciones tienen que recomponerse efectivamente, con aumentos incorporados en el haber, aplicados de manera proporcional a toda la escala. No hay otra salida.

El sistema previsional de un país es una parte estructural de su macroeconomía. No puede manejarse con parches aleatorios, anunciados de la noche a la mañana, de acuerdo a los números de inflación del mes pasado. La crisis económica que estamos atravesando no se va a solucionar repitiendo las fórmulas que nos llevaron a ella. 

Ya no hay espacio para seguir improvisando, el sector político tiene que sentarse a discutir un modo verosímil de recomponer la situación de las jubilaciones. Seguir anunciando bonos solamente empeora la situación y pone en evidencia lo lejos que estamos de pensar una solución real para nuestros problemas.


 

Dejenos su comentario