• 16-Mar-2020
  • ARTICULOS
Coronavirus y Adultos Mayores. ¿De qué hablamos cuando hablamos de aislamiento social?

Este texto fue realizado en base a las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS), las medidas anunciadas por el Gobierno argentino y la consulta con Gerontólogos y Geriatras de Gerontovida. - 16-03-2020 -

-----------------------

Importante a tener en cuenta

Si bien el Covid-19 no es un virus mortal en la gran mayoría de los casos, de hecho la mayor parte de la población lo puede pasar como una gripe más, el problema que presenta consiste en que es mucho más contagioso que los virus de la gripe común. Por lo tanto si el número de contagios crece exponencialmente también crecerá el número de casos graves y se verá saturado el sistema de salud, lo cual no solamente afectará a las personas contagiadas por el virus sino a todas aquellas personas que necesiten servicio médico, tanto público como privado. El desafío es evitar esa situación.

En el caso de los Adultos Mayores se recomienda realizar aislamiento social, dada la mayor vulnerabilidad del sector. Pero ¿qué significa aislarse? Esta pregunta no se puede contestar de una manera unilateral, dado que existen distintos contextos y situaciones para cada caso. Sabemos que ante la situación de precariedad económica que atraviesa la mayor parte de los jubilados en nuestro país, el quedarse en casa no es una opción viable. Sin embargo es necesario, aún en esos casos, hacer lo posible por disminuir la circulación del virus. Es por ello que compartimos estos criterios generales para encarar esta etapa:

Aislarse no significa encerrarse

Para ser efectivo el aislamiento debe ser soportable. Tomando las precauciones correspondientes es posible salir, hacer las compras o las tareas cotidianas evitando asistir a lugares muy concurridos. No se debería asistir a reuniones numerosas ni a espectáculos tales como cine o teatro, o tomar clases presenciales de ningún tipo.

Mantener el contacto

Es importante mantener y hasta intensificar el contacto con las personas del entorno afectivo. Si no es posible el contacto en persona se pueden utilizar todos los medios de comunicación: teléfono, mensajes de texto, audios, videollamadas. Es importante poder transmitir cómo se siente cada uno y saber cómo están los demás.

Adaptar el trabajo al hogar

Muchas actividades hoy en día pueden ser realizadas desde casa gracias a las herramientas que brindan internet y las comunicaciones. Todo el trabajo que pueda adaptarse a esa modalidad es provechoso.

Si hay que salir para trabajar

Intentar disminuir el horario en el que se está afuera, evitar el clima frío y estar atentos a las medidas de precaución. Mantener la distancia de un metro y lavarse las manos con frecuencia.

Evitar la saturación de informaciones

La información indispensable es la que transmiten los organismos oficiales del lugar en el que reside cada persona. Hay que estar al tanto de las medidas tomadas y de la evolución de la situación. Pero es importante no saturarse de información sobre el tema y evitar las fuentes de información no fidedignas, los audios y videos que se comparten de manera informal, los datos no chequeados en fuentes confiables, los rumores y teorías alternativas que sólo suman confusión.

Distraerse

Es necesario distraerse, buscar entretenimientos como mirar series, películas, leer, escuchar música, jugar juegos de mesa. Si es posible, hacer ejercicio, meditar, dormir la siesta. Mantener la cabeza despejada. Armarse una rutina de actividades para hacer en el día puede ayudar a evitar los tiempos muertos. La situación de aislamiento puede convertirse en una oportunidad para hacer cosas en casa que tal vez se postergan en la rutina habitual.


 

Dejenos su comentario