• 31-Ago-2020
  • ARTICULOS
Cuidados gerontológicos a personas migrantes

Obstáculos y facilitadores en la formación sobre cuidados gerontológicos a personas migrantes residentes en la Ciudad de Buenos Aires. Un enfoque intercultural

Por Mariana Cataldi, Daniela Billone, María Clara Cocco, María Laura Samanna y Pamela Spinosa

Introducción

Los desplazamientos migratorios pueden ser originados por distintos motivos. Algunas personas se ven forzadas a abandonar su país por conflictos, persecuciones políticas o catástrofes climáticas y otras lo hacen de manera voluntaria buscando mejoras en sus condiciones de vida. Muchas veces los medios de comunicación difunden sólo los aspectos negativos de las migraciones reforzando los prejuicios sobre estas personas desde una idea estereotipada, invisibilizando los beneficios mutuos que genera este fenómeno. Tanto en los países de origen como en los de destino, el impacto de las migraciones es positivo, promueve beneficios económicos, culturales y aumenta la oferta de trabajadores.

En América Latina, se han registrado cambios en los últimos años en los flujos migratorios. El conflicto armado en Colombia generó la migración hacia otros países de la región hasta el año 2016 y en el último tiempo aumentó la cantidad de venezolanos que abandonan su país por la agudización de la crisis económica y social. Argentina, junto a Brasil y Chile, son los países que registran poblaciones migrantes más numerosas, principalmente provenientes de países de la misma región.

La oferta de cursos de formación para el cuidado de personas mayores se ha ido incrementando en los últimos años, atendiendo a la necesidad de contar con recurso humano calificado para garantizar la calidad de vida en una sociedad cada vez más envejecida.

Los estudios sobre la formación en cuidados gerontológicos desde el enfoque intercultural son incipientes. En España se identificó la existencia de un choque cultural en las personas cuidadoras migrantes. Mencionan la aparición de ansiedad y diversos sentimientos emergentes en el desarrollo de su actividad en un medio social distinto. En el mismo país, se afirmó que las personas inmigrantes, sobre todo en la primera fase, son especialmente vulnerables por el desarraigo y la precariedad que acompañan la situación de migración4. Por tal motivo recomiendan la formación transcultural de los cuidadores de la salud que tengan en cuenta la problemática específica de la inmigración. Otra producción europea considera que un alto porcentaje del colectivo de cuidadores pertenece a grupos desfavorecidos, entre ellos migrantes. Mencionan que según producciones del año 2005, el 86% de las personas que se desempeñaban como cuidadores informales en el hogar a nivel europeo eran de origen extranjero5. Por otra parte, señalan la importancia de establecer una comunicación intercultural entre la persona mayor cuidada y la cuidadora e identifican como reto a abordar las diferencias idiomáticas.

La práctica que analizamos en el presente artículo se desarrolla en el transcurso del año 2019 en un curso de formación en Cuidado de Personas Mayores brindado a personas migrantes que residen en Buenos Aires, Argentina.

El trabajo desarrolla la experiencia de formación desde la perspectiva del equipo docente; se analizan facilitadores, obstaculizadores y estrategias implementadas para la optimización del proceso de enseñanza-aprendizaje.

--------

Se puede descargar el trabajo entero en el link:


Ver/Descargar Archivo

 

Dejenos su comentario