• 05-Ene-2021
  • ARTICULOS
Hay que incluir al personal de geriátricos en el plan de vacunación

Por Eugenio Semino – Defensor de la Tercera Edad

Durante los primeros meses de la pandemia, desde distintos sectores de la comunidad geriátrica y gerontológica, realizamos el reclamo a las autoridades para que se testeara de manera urgente y sistemática al personal que trabajaba con Personas Mayores en residencias. Se tardó varios meses en concretar la demanda, y a partir de ese momento se comprobó una disminución en la cantidad de muertes por Covid-19 en dichos establecimientos.

Parece mentira, pero ahora toca realizar el mismo reclamo con respecto a la vacuna. A excepción de la Ciudad de Buenos Aires y algunas pocas juridicciones, el resto del país no contempló hasta el momento incluir al personal que trabaja de manera directa con el sector de mayor riesgo en el grupo prioritario para recibir la vacuna.

Se comprueba una vez más la diferencia abismal entre el discurso de las autoridades de prácticamente todos los niveles, que cada vez que tienen un micrófono adelante dicen hacer todo por el bien de las Personas Mayores, y la ejecución real de las políticas y la asignación de los recursos.

La necesidad de priorizar la vacunación de quienes trabajan con Personas Mayores no necesita, a esta altura del partido, ser demostrada o defendida con datos y argumentos. Es una realidad autoevidente. En todo caso deberían ser las autoridades quienes debieran explicar con qué argumento, con qué trasnochado razonamiento, se procede a semejante exclusión.

Si se tiene en cuenta el actual contexto de rebrotes de la enfermedad que se están confirmando en disitntos lugares, es incocebible que se postergue la vacunación del personal de geriátricos. O que se tarde en realizarla lo mismo que se tardó en realizar los testeos periódicos. Lamentablemente Argentina es el país de lo inconcebible.


 

Dejenos su comentario