• 25-Ago-2017
  • ARTICULOS
Las amenazas que acechan al sistema previsional

Conferencia del destacado periodista, Ismael Bermúdez, en el VIII Congreso Internacional de la Sociedad Iberoamericana de Gerontología y Geriatría SIGG. Un análisis profundo sobre la Ley de Reparación Histórica, y un alerta sobre los futuros cambios en el sistema previsional. El efecto de la opinión de los organismos financieros internacionales y un llamado a reforzar la movilización de los jubilados en Argentina.  

Posiblemente me toque a mí la parte más difícil de la exposición porque me tengo que referir a aspectos económicos y financieros que hoy están en debate y que van a tener mucha trascendencia para la Seguridad Social. El año pasado se aprobó una Ley que se llama de Reparación Histórica, yo creo que el nombre correcto sería una “Ley de extorción histórica” que tiene varios puntos que pasaron desapercibidos en su momento, pero que cada vez comienzan a tener mayor importancia y significado. Uno de los más importantes tiene que ver con el artículo 12 de esa Ley que dice “crease el consejo de sustentabilidad previsional en el ámbito del Ministerio de Trabajo, para elaborar un proyecto de Ley que contenga un nuevo régimen previsional” y fija un plazo de 3 años para presentar ese proyecto. Ustedes se dan cuenta que el tema de una reforma previsional no está planteado en términos de una necesidad  de la Seguridad Social para la gente de la Tercera Edad, sino que está planteado desde el ángulo de la sustentabilidad, es decir cómo se va a financiar un régimen previsional en la Argentina. Evidentemente está invertida la prioridad porque lo que tendríamos que discutir es un nuevo régimen previsional que asegure ingresos suficientes para todos aquellos que se jubilan en función de las necesidades económicas y humanas generales que representan a ese segmento de la sociedad. Creo que como está planteada es una reforma que en lugar de mejorar la Seguridad Social va a empeorarla, porque si bien aún no ha trascendido los aspectos o la letra de ese proyecto de Ley, ya distintos organismos internacionales se han pronunciado en la materia, como el FMI que dice que hay que aumentar la edad jubilatoria, el Banco Mundial dice que la mujer no debería jubilarse a los 60 años, sino a la misma edad que los hombres, para lo cual debería ser extendida la edad jubilatoria, planteos que buscan alterar los términos actuales de la Seguridad Social.

El segundo problema que ha pasado desapercibido es el artículo 2 de ésta Ley “declárase la emergencia del estado de litigiosidad previsional a los únicos fines de la creación e implementación del Programa dispuesto en la presente Ley” tiene que ver con el tema de las sentencias. El tema de la emergencia previsional es un concepto muy alto que le da facultades abusivas al Poder Ejecutivo para poder hacer cualquier cosa en nombre de esa emergencia.

En estos dos artículos estoy viendo una enorme amenaza para la Seguridad Social a través de la reforma y de la eventual declaración de una emergencia previsional, en relación al preocupante tema de los juicios, específicamente a los 450 mil casos que refiere el Juez Herrero[i] y que están en el Foro de la Seguridad Social, y que puede hacer que los 7 u 8 años de espera se alarguen más porque inclusive, cuando hay sentencia ya firme, muchas veces la ANSES la liquida mal y hay que iniciar un nuevo juicio por los haberes y  la liquidación de la propia sentencia.

Esta Ley de Reparación Histórica, que insisto en llamar de extorción histórica, hizo cambios muy importantes en materia de los juicios, porque autorizó a la ANSES a hacer  ofrecimientos, tanto a los jubilados que hicieron como a los que no hicieron juicio,  en base a un índice nuevo  que no regía en el momento en que se hizo la demanda judicial.  Las sentencias anteriores a la Ley se basaban en fallos de la Corte que establecieron índices modificados ahora en la Ley de Reparación Histórica. Este nuevo índice es menor al anterior,  en algunos casos en unos 80 ó 90 menos en la sentencia. Entonces se da la paradoja de que cuando la ANSES da el informe de cuánta gente aceptó la Reparación Histórica, el porcentaje es relativamente bueno entre aquellos que no hicieron juicio, no obstante lo cual, entre este grupo, muchos al hacer la consulta de lo que le ofrece la ANSES y haber averiguado cuánto le correspondería con los índices de la Corte, deciden hacer juicio, y es cuando aparece una nueva cantidad de nuevos juicios. Asimismo, la inmensa mayoría de los que habían hecho juicio, no aceptaron la Reparación Histórica, pues la diferencia era de un 80 ó 90 % por el retroactivo y diferencias de la misma magnitud para el futuro. A partir de éstos hechos, la ANSES tuvo un cambio de actitud: había anunciado que no iba a apelar los juicios favorables de las Cámaras de la Seguridad Social, pero desde hace unas semanas comenzó a hacerlo apelando los fallos de la Cámara, directamente a la Corte, lo cual implica una paralización del pago de las sentencias, dado que la Corte no tiene plazos, y juicios que tenían sobre sus espaldas 6 o más años de antigüedad, ahora hay que agregarle el nuevo plazo de la apelación,  ingresando así a una zona de indeterminación. Creo que por una razón económica financiera es muy probable que después de las elecciones, el Poder Ejecutivo aplique el artículo de la emergencia previsional para meter la mano en los juicios que ya tienen sentencia favorable en primera y segunda instancia, para no abonar las sentencias. Esta opinión no se basa en información sino en análisis que, en el periodismo, más que la información, permite prever los acontecimientos. Ha salido en los diarios que el déficit fiscal de la Argentina está creciendo de manera impresionante . Ayer, una de las entidades que mejor mide el déficit fiscal dio un informe del mes de julio que dice que el déficit aumentó un 92% en relación a igual período del 2016 ¿con qué se cubre ese déficit fiscal? con préstamos y lo que más ha crecido en Argentina es la deuda pública, que se financia para cubrir estos baches, y los vencimientos de deudas anteriores. Una pregunta que nos hacemos es ¿si aumentaron los servicios: luz, gas y otros, porque el Estado bajó el subsidio económico que le daba a las Empresas,  por qué este ahorro no se traduce en un menor déficit fiscal? porque ese ahorro quedó absorbido por los intereses de la deuda, éstos crecieron tanto que lo que el gobierno se ahorró con el incremento de las tarifas a todos  nosotros, lo terminó perjudicando más por el lado de los intereses, entonces, al hacer el balance contable de conjunto, dio por resultado un aumento del déficit fiscal, que se cubre con más deuda. Hoy el peso de los intereses de la deuda en el presupuesto nacional son crecientes y abarcan casi el 25%, lo que significa que con todo lo que nosotros pagamos de impuestos, una cuarta parte pasa al pago de los intereses de la deuda. Cuando uno mira hacia adelante ¿de dónde puede venir el próximo ahorro fiscal del Estado? Ayer me dijo el Ministro de Energía, Aranguren, y ya salió hoy en todos los diarios, que habrá a partir de noviembre, nuevos aumentos en los servicios y combustibles; creo, que como eso será insuficiente, porque el crecimiento y el peso de los intereses es muy, pero muy grande, la próxima metida de mano puede ser en el tema previsional, en relación a los juicios, cosa que -como veníamos diciendo- ya ha hecho el gobierno, faltando a su palabra de no apelar los fallos de la Cámara con sentencia de segunda instancia, pero si le resultara insuficiente, ahora tiene este artículo 2 de Emergencia Previsional que le permite realizar cualquier tipo de trapisonda.

Venía para este congreso y me impactó ver unos carteles inmensos de la ANSES, en el que se ve a un jubilado con un nietito a su lado y dice "hacé de gestor"; campaña que también se ve en televisión, sugiriendo a los nietos que ayuden a los abuelos a darle el ok a la Reparación Histórica. Yo creo que esa publicidad debería ser prohibida por publicidad engañosa, porque no cabe la menor duda que los nietos, si los abuelos no saben utilizar bien la computadora,  pueden asesora en informática, pero no en la conveniencia o no de la aceptación del trámite previsional de la Reparación Histórica.

Otro tema vinculado a los desarrollados, tiene que ver con todos aquellos que se jubilaron en su momento por las AFJP. Hay 125 mil jubilados que no son muy conocidos, que están cobrando una parte del haber o la totalidad del haber, por parte de Compañías de Seguro de Retiro que eran las encargada de pagar las llamadas Rentas Vitalicias cuando estaban las AFJP. Esas personas, inclusive cuando cobra toda la jubilación o pensión de parte de la AFJP, está cobrando  $ 2000 por mes. Muchos hicieron juicios, lograron fallos favorables , el tema llegó a la Corte quien dijo que la ANSES tenía que garantizar por lo menos que esas personas tuvieran el haber mínimo agregando la diferencia. La ANSES tampoco está cumpliendo con esa orden de los fallos judiciales; más aún, pasó con el anterior gobierno y está pasando con éste. Considero que los fallos deberían ser extendidos a todos los jubilados, sin necesidad de que cada uno tenga que hacer un juicio, para terminar con los 450 mil juicios que dicho sea de paso, tuvieron que ser trasladados a un edificio de la calle Lavalle porque en el que estaban, debido a su peso y al de la gente que allí trabajaba, corría riesgo de derrumbe.

Queda clara la extorsión: si el gobierno que dijo que no iba a apelar, apela; si no extiende los fallos a todos los jubilados y los obliga a juicios cuya sentencia pasa a tiempo indefinido por apelaciones ante la Corte, el jubilado parece no tener mejor opción que aceptar la oferta de la Reparación Histórica.

Otra utilización de fondos de la ANSES lo constituyen los préstamos Argenta solicitados por muchos jubilados y beneficiarios de Asignación Universal por Hijo. En una encuesta que hizo la propia ANSES determinó que gran parte de los solicitantes necesitaban el dinero para reparaciones de su vivienda, pero muchos otro la necesitan para comprar comida en los supermercados. Estas personas cobrarán hasta un 30% menos en su haber o asignación, por este préstamo cuya tasa de interés es del 24% anual.

Los dineros del Sistema Previsional tienen que ir a la Seguridad Social, sin ningún tipo de especulación financiera comprometiendo el futuro de la gente cuya prestación ya es muy baja.

Adhiero al reclamo de los sectores que piden un aumento de emergencia al margen de la que de la Ley de Movilidad: el haber mínimo debe cubrir la canasta básica del jubilado, y respecto de la Ley de Movilidad  tanto la editorial del Diario La Nación, como el FMI y el BM tiene proyectos para su modificación que no auguran nada bueno para los jubilados en contemplación a la línea de pensamiento de éstos organismos.

El aumento de la edad jubilatoria, cierra las puertas a los jóvenes al mercado laboral porque no está planteado desde un ángulo humanitario, sino economicista que termina perjudicando a todas las edades, toda vez que hay una elevada tasa de desempleo, 33% de trabajo en negro, según el último informe del INDEC, por lo que la solución al problema del empleo debe ser de tipo integral, y no cercenando los derechos de los jubilados.

 



[i] Dr. Luis Herrero. Presidente de la Sala II de la Cámara Federal Nacional de la Seguridad Social. Conferencia: “La mirada de la Seguridad Social por un juez tan justo como polémico” VIII Congreso Internacional de la Sociedad Iberoamericana de Gerontología y Geriatría SIGG- 2017. Ver en www.gerontovida.org.ar

 


 

Dejenos su comentario