• 25-Abr-2020
  • ARTICULOS
Proyecto S.A.R.A.  Salidas Autocuidadas para Adultos Mayores

Las personas mayores serán bien cuidadas si el aislamiento también contempla una hora al día para salir.

Para que el aislamiento se pueda prolongar de manera efectiva necesita ser soportable. Es por ello que desde Gerontovida proponemos a las autoridades que contemplen la posibilidad de establecer un sistema de salidas para los adultos mayores, regulado de acuerdo al número de documento y con todas las precauciones necesarias, que permita dar un paseo breve en el área de cercanía de la residencia. Es importante tener en cuenta que el aislamiento, cuya efectividad para prevenir el contagio del Covid-19 está demostrada, puede representar para los adultos mayores un problema de gravedad, puesto que implica tanto el riesgo de generar cuadros depresivos a causa de la soledad, como la falta del ejercicio físico más elemental. Ambos factores que pueden precipitar una caída de las defensas y el agravamiento de otros males.

La existencia de la actual pandemia no anula la presencia de todos los otros problemas que afectan a la sociedad en general y al sector de los adultos mayores en particular. Es indispensable complejizar la mirada para pensar propuestas que sean efectivas.

Para poder cuidar hay que saber escuchar. El amplio rechazo generado por la propuesta de establecer un permiso para salir en la ciudad de Buenos Aires demostró que las medidas coercitivas son contraproducentes. Proponer acciones que no contemplen las realidades del sector lleva a desperdiciar tiempo y recursos que son en el contexto actual sumamente valiosos. Sin escucha el cuidado deviene silenciamiento y el aislamiento se convierte en encierro.

La excepcionalidad de la emergencia no puede sostenerse de manera indefinida, para mantener exitosamente el aislamiento social es necesario apelar, de manera razonable, a la responsabilidad de las personas. Los adultos mayores no quieren ser el objeto pasivo de un cuidado ejercido desde afuera, por voces anónimas y autoridades lejanas. La pérdida de la libertad también enferma. Una participación activa y consciente en nuestro propio cuidado es la mejor manera de defendernos de la pandemia.


 

Dejenos su comentario