• 19-Oct-2022
  • ARTICULOS
Un PAMI que enferma

La Nación

Turnos médicos para dentro de meses, falta de presupuesto para insumos y muchas otras trabas prolongan los padecimientos y agravan las consecuencias

Ser jubilado y tener el PAMI como prestador de salud viene siendo desde hace ya mucho tiempo una doble condena para millones de personas. Hoy, esa alarmante situación es todavía más dramática: conseguir un turno para consulta o simple realización de un estudio, o lograr una derivación puede llevar meses. Lo mismo ocurre ante una cirugía, sumado a que puedan requerirse insumos o prótesis cuya adquisición también se demora interminablemente.

“El desborde es absoluto y la enfermedad no espera. Un turno por una derivación del médico de cabecera, por ejemplo, es a cuatro o cinco meses. La indicación de un estudio de baja complejidad para avanzar hacia un diagnóstico suma un par de meses más. Y, si es necesario un tratamiento, pueden pasar diez meses o un año”, se lamenta, con toda razón, Eugenio Semino, defensor de la Tercera Edad de la Defensoría del Pueblo porteña y presidente de la Sociedad Iberoamericana de Gerontología y Geriatría.

En el PAMI, una millonaria caja de fondos, niegan que ello ocurra. Prefieren hablar de casos aislados entre los cinco millones de jubilados cuyas prestaciones se han deteriorado sensiblemente desde la pandemia por coronavirus, y demandan poner en perspectiva esos graves problemas. Sin embargo, a poco que se hable con un jubilado, cualquiera puede confirmar el estado de abandono, indefensión e impotencia por el que están pasando. Una simple operación de cataratas, por ejemplo, puede demorar meses y pasar hasta un año antes de operar el otro ojo. Son apenas algunos ejemplos de lo poco que al sistema le interesa el bienestar del paciente y su pronta rehabilitación, además del gigantesco costo económico asociado. En un país escandalosamente inflacionario como la Argentina, alargar tanto la compra de insumos solo puede derivar en una debacle mayor. Cuanto más tiempo avanza, más empeorará la enfermedad y ello generará mayores costos. Un círculo vicioso que nadie parece dispuesto a cortar.
Fast shipping and quality guarantee. Ordering uk cheap copy watches on amazon is a wisdom choice.

Quality replica watches online store: UK Swiss breitling copy watches are all available.

Ni qué hablar del atropello desde el punto de vista humanitario. A esta altura de los acontecimientos, frente al despiadado juego con la salud del sector precisamente más necesitado de atención, tanto por su edad como por su fragilidad, suenan insultantes los eslóganes del Gobierno tendientes a demostrar una sensibilidad social que ni siquiera exhibió la directora del PAMI, la camporista Luana Volnovich, cuando vacacionaba holgadamente en el exterior o más recientemente cuando designó a su hermano Guido como gerente de la entidad. “Primero la gente” fue el lema elegido allá por mayo último en reemplazo del tan utópico como falaz “Reconstrucción argentina”.

Ya no es aceptable que se siga invocando a la pandemia como excusa de todos los males que afectan el pésimo servicio que otorga el PAMI. Ciertamente, como consecuencia de aquel dramático momento en la vida del país y del mundo, quedaron huellas profundas debidas a múltiples factores; entre ellos, que muchísimas personas se vieran forzadas a abandonar sus tratamientos y que el sistema de salud estuviera casi por completo abocado a atender la emergencia. Pero también es cierto que parte de ese agravamiento de la situación ocurrió precisamente porque el Gobierno embarcó a la ciudadanía en una cuarentena de duración inusitada, postergando atenciones y tratamientos, y porque no previó debidamente la salida sanitaria de semejante estropicio. Muchos médicos que entregaron su sapiencia y pusieron su trabajo al servicio de todos, casi sin descanso, para enfrentar al Covid-19, huyeron horrorizados del sistema público, que no los contuvo ni oportuna ni debidamente, y que, mucho menos, los reconoció como se debía. La falta de recursos humanos es otro factor clave del alargamiento de los tiempos de espera para ser atendidos.

Un problema adicional directamente vinculado con malas decisiones políticas es haber modificado, desde marzo pasado, el esquema de compra de insumos junto con la implementación de la libre elección de especialistas para procedimientos en más de 30 especialidades. Frente al reclamo de los pacientes por demoras, numerosos profesionales lo atribuyen a que la adquisición de esos materiales pasó a ser parte de la práctica médica en el lugar de atención. Muchos de los prestadores no cuentan con presupuestos suficientes para encargarse de esa tarea y eso, inevitablemente, genera más y más demoras. Y ni hablar si, como pretendía el oficialismo en el Congreso, se hubiera sancionado el proyecto de ley denominado Compre Argentino, supuestamente para favorecer a la industria nacional, que habilitaba al Estado a comprar sus insumos hasta un 20% más caro, incluso en bienes tan sensibles como los medicamentos que adquiere el PAMI.

Más que “primero la gente”, lo que se observa es “primero la trampa”.Dicho en términos del propio Semino, “donde hay una necesidad, sobre todo en algo tan delicado como la salud, y más de un adulto mayor, hay un negocio”.

A eso hay que sumar las demoras en compras de insumos que dependen del propio PAMI, como sillas de ruedas, con retrasos de hasta tres meses en entregarse, con lo que esos plazos implican para la calidad de vida de los pacientes geriátricos que las necesitan.

Por lo demás, resulta inadmisible que en el PAMI justifiquen las demoras en el servicio en que también se producen retrasos en coberturas privadas de salud. Quien puede pagar una prepaga tiene la posibilidad de cambiarla hasta encontrar la que más le convenga, no es eso lo que ocurre con el PAMI. La mayoría de los jubilados no tiene manera de costearse un servicio particular ni de pagar prestaciones de manera privada. Deberían saberlo perfectamente quienes han reformulado los ajustes de los ingresos de la clase pasiva para que cada vez se cobre menos, quedando la actualización de las asignaciones mensuales a distancia sideral de la galopante inflación.

La burocrática estructuración operativa del PAMI, una suerte de profundo pozo negro donde caen las demandas y los reclamos de exhaustos pacientes, suma más daños y perversión. Paradójicamente, contribuye a seguir deteriorando la salud de los afiliados, disminuyendo su posibilidad de rehabilitación y, en muchos casos, llevándolos a la muerte.

Es hora de abandonar los eslóganes y las excusas. Urge reconstruir un sistema que, en lugar de curar, enferma.


https://www.lanacion.com.ar/editoriales/un-pami-que-enferma-nid14102022/

 

Dejenos su comentario