• 15-Jun-2015
  • SIGG
Declaración de Buenos Aires sobre abuso y maltrato a personas mayores

Reunión de expertos en la temática de abuso y maltrato al adulto mayor y su cuidador (2007) con representes de Argentina, Bolivia, Brasil, España,Uruguay, y Paraguay. 

DECLARACIÓN DE BUENOS AIRES SOBRE EL MALTRATO A PERSONAS MAYORES 

Reunidos en el marco del “Proyecto Compromiso con la Vida” organizado por la Defensoría del Pueblo de la Ciudad de Buenos Aires, la Sociedad Iberoamericana de Gerontología y el Parlamento de la Tercera Edad con el auspicio entre otros de la Dirección Nacional de Políticas para Adultos Mayores del Ministerio de Desarrollo Social de la Nación, la Dirección General de Tercera Edad de CABA y el Instituto de Mayores y Servicios Sociales de España, los abajo firmantes no nos arrogamos otra condición que la de ciudadanos que forman parte de Organizaciones abocadas a la temática del Envejecimiento y de los Derechos Humanos, sensibilizados por la extensión, variedad y gravedad del Maltrato a la Persona Mayor (MTPM).


Acordamos:


1. El MTPM supera ampliamente las expresiones familiares y cotidianas, descriptas en los tratados e informes de los especialistas en la materia.

2. Se corrobora que existen similitudes entre los distintos países con representantes en el Encuentro, a propósito de la envergadura y gravedad del MTPM y a pesar de las especificidades culturales, económicas y políticas de dichos países.

3. En la diaria realidad de las sociedades que conformamos, resultan prevalentes las distintas formas del maltrato estructural, institucional y cultural, que asumen el estatus de violaciones a los derechos humanos de los mayores,  que ubica sus raíces en la  conformación fragmentaria y excluyente de dichas sociedades.

4. Somos concientes que su enfrentamiento exige múltiples intervenciones ligadas a prácticas tradicionales y no tradicionales en la materia, que van desde el uso de algoritmos y guías de intervención, hasta acciones en los máximos niveles por parte de los decisores políticos, pasando por intervenciones sociales y organizadas en los medios masivos de difusión, cultura, educación, trabajo, previsión, justicia, etc.

5. Dichas acciones deben ser protagonizadas intergeneracionalmente por toda la sociedad, pero demandan la presencia de sujetos colectivos y organizados en pos de un digno porvenir para quienes transiten por la etapa de la vejez.  Particularmente abogamos por el fomento de las organizaciones de adultos mayores como garantía efectiva de los logros en la materia y ejercicio activo del principio de autonomía, y por la promoción de entornos propicios y saludables.

6. La auténtica Seguridad Social debe incluir las acciones planificadas para resolver los problemas y contingencias sufridos por los mayores, de un modo ágil, sobre todo realista y con una cobertura acorde con la complejidad y extensión de las demandas de servicios. 

7. Existe la necesidad de reconocer el cambio histórico en la configuración familiar, razón por la cual no se puede culpabilizar a la misma por la falta de cuidados de los mayores vulnerables, por el contrario, es dable  exigir el compromiso del Estado en asumir el cuidado formal de la persona mayor, garantizando el acceso a una red integral de servicios acordes con las distintas necesidades  de los mayores, sosteniendo abordajes continuos, personalizados y progresivos. 

8. El paradigma de la seguridad individual es insuficiente para resolver todos aquellos temas que caen dentro de las responsabilidades de los Estados en resguardo de los derechos sociales de los mayores.

9. Reivindicamos la urgente necesidad de realizar acciones en el campo de lo educativo desde los niveles iniciales llegando a los universitarios, a los efectos de generar en todas las edades y todos los grupos sociales una auténtica conciencia del problema del MTPM, en todas sus manifestaciones, tanto cotidianas como estructurales. 

10. Hacemos un llamado a todos aquellos que trabajan con adultos mayores a los fines de garantizar su formación continua y su compromiso constante en pos del BUEN TRATO de los mayores, con pleno respeto de sus derechos humanos fundamentales.

11. Manifestamos finalmente que el porvenir de la humanidad  depende de las soluciones que vayamos encontrando dentro de una atmósfera de diálogo, tolerancia y democracia. 


12. De conformidad, POR LA DIGNIDAD DE LA VIDA HUMANA:


Buenos Aires a los veinte días del mes de julio del año 2007.-



 

Dejenos su comentario